Relaciones Institucionales: qué son y para qué sirven.

En el anterior post hice una clara mención a las relaciones institucionales y a las internacionales, aportando incluso una fugaz definición de ambas para que pudiésemos entender el contexto del post –resaltar la importancia de los idiomas para establecer, consolidar y mejorar determinadas relaciones en el ámbito internacional-. Hoy me centraré en las relaciones institucionales.

 CONCEPTO DE RRII

De forma resumida podríamos decir que las relaciones institucionales son la versión especializada de las relaciones públicas y que en su función de influenciar entran los poderes públicos. La Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales lo definen como “la actividad profesional consistente en defender los intereses legítimos de colectivos o empresas ante las Administraciones Públicas y de trasladar de forma transparente información y conocimiento relevante sobre un sector, actividad o colectivo a las Administraciones Públicas”. Siendo el poder legislativo también público objetivo de las relaciones institucionales.

Las relaciones institucionales, por tanto, son algo más complejas que las relaciones públicas al entrar en las relaciones con las Administraciones Públicas. Con las relaciones institucionales nos adentramos ya en el mundo del lobbismo. Jordi Xifra define este último término en su Manual de Relaciones Públicas e Institucionales como “un proceso de comunicación persuasiva (se trata de influir) que concreta en la relación con los poderes públicos; la práctica profesional del lobbismo se basa en influir en poderes públicos mediante acciones de comunicación“. Más adelante hablaré del interesante mundo de los Lobbies, que tan establecidos están en países como EEUU pero que tan mala prensa tienen en nuestro país.

 PARA QUÉ SIRVEN LAS RRII

Las relaciones institucionales en sí sirven a las organizaciones para estar al tanto de las cuestiones legislativas, reglamentarias y políticas que les afectan, y se encargan de defender las necesidades tanto de la organización como del sector en el que se encuadra la organización y trasladar dicha información a las Administraciones Públicas competentes. Aportan información sobre los sectores en los que se encuentran las organizaciones para dar una información más precisa y real de la situación de los mismos.

Por tanto, aporta valor a los poderes públicos, ya que obtienen información transparente y veraz; y por la parte que nos interesa, la de las organizaciones, porque aquellas que se ven fuertemente afectadas por las legislaciones y actuaciones políticas, pueden interactuar con los distintos actores de la Administración Pública. Y de momento sólo hablaré de interactuar, el lobbismo lo trataré en otro post.

Ana Torres Damas
Sígueme

Ana Torres Damas

Customer Care Expert, Turismóloga y Blogger.
Ana Torres Damas
Sígueme

Deja un comentario